Clínicas: Demencia frontotemporal

La Clínica de la Demencias Frontotemporal de INECO se dedica al cuidado de personas que sufren de esta patología ya sea en la variante conductual o de lenguaje. La clínica brinda servicios relacionados con la evaluación y el tratamiento de pacientes que sufren este tipo de demencias. Los invitamos a explorar las distintas opciones para pacientes y familiares que ofrece nuestra clínica. La demencia frontotemporal (DFT) engloba un conjunto de enfermedades que afecta las regiones frontales y temporales del cerebro. Estas regiones están involucradas, entre otras funciones, en regular nuestra conducta (región frontal) y nuestras capacidades lingüísticas (región temporal). La naturaleza de los síntomas en cada uno de estos cuadros dependerá principalmente de las áreas que estén primordialmente afectadas en el paciente. La demencia frontotemporal implica grandes dificultades para los cuidadores y alta dependencia de los pacientes. Existe una variante frontal o conductual (cuando afecta más los lóbulos frontales que los temporales) y una variante temporal o del lenguaje (cuando afecta más los lóbulos temporales que los frontales)

  • Neurología
  • Psiquiatría
  • Lenguaje
  • Neuropsicología
  • Evaluaciones Diagnósticas: El proceso comienza con una entrevista inicial con un médico especialista en la enfermedad, quien determinará la necesidad de realizar las siguientes evaluaciones: Evaluación Neuropsiquiátrica, Evaluación Neuropsicológica, Evaluación del Lenguaje, e Imágenes Cerebrales.
  • Abordaje de la enfermedad y tratamiento: Cuando finaliza el proceso de evaluación, el equipo discutirá el diagnóstico y los posibles tratamientos con los integrantes de la familia y en ocasiones con el paciente. Luego se les enviará a los médicos de referencia del paciente (si los hubiere) un informe integral que resumirá los resultados de la consulta. A partir de allí se focalizará el tratamiento integral del paciente y su familia a través de las siguientes estrategias: tratamiento farmacológico y no farmacológico, educación acerca de la enfermedad y abordaje del estrés del cuidador.
  • Información: Para ser capaces de manejar la enfermedad y sus síntomas conductuales, la familia necesita obtener información acerca de la misma. Esto incluye obtener información de los médicos especialistas acerca de cuáles son las áreas cerebrales mayormente afectadas, como se traduce esto en las conductas observables, etc. Si la persona con DFT tiene una neuropsicóloga o fonoaudióloga con quien se ejercita, ella debería ser también capaz de brindarle esa información.
  • Estrés del cuidador: Cuidar a un paciente con DFT puede ser una actividad estresante por los cambios de personalidad y las alteraciones en la conducta que frecuentemente presentan. Los cuidadores requieren de asistencia de su familia, amigos, grupos de apoyo para familiares y redes sociales. Los grandes niveles de estrés que presentan algunos cuidadores pueden impactar negativamente en la salud física y psíquica del mismo pudiendo desarrollar un cuadro llamado “estrés del cuidador”. Es importante que, si usted es un cuidador y presenta alteraciones del ánimo, ansiedad, insomnio, irritabilidad, busque ayuda profesional. Cuidándose a usted mismo es un modo de cuidar también a su familiar enfermo
¡Solicite su turno aquí!