fbpx

Deterioro cognitivo vascular

¿Qué es el Deterioro Cognitivo Vascular?

En la actualidad se utiliza el término Deterioro Cognitivo Vascular para definir las alteraciones cognitivas asociadas a la patología vascular ya que es más abarcativo y permite diagnosticar y tratar pacientes en estadios más precoces de la enfermedad.

En los casos más severos se suele utilizar el término demencia vascular. Esta es la segunda causa más frecuente de demencia en la población general después de la Enfermedad de Alzheimer. Es responsable de hasta el 20% del total de estos cuadros y se origina por un daño cerebral producido por alteraciones cerebrovasculares o cardiovasculares, generalmente a través de infartos cerebrales. La prevalencia es de 1 al 4% en los mayores de 65 años.

El daño cerebrovascular puede también agravar y acelerar el avance de la Enfermedad de Alzheimer o coexistir ambos cuadros (Demencia Mixta).

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Se asocia con los factores de riesgo vasculares tradicionalmente reconocidos:

  • Edad avanzada
  • Sexo masculino
  • Hipertensión arterial (principalmente la presión sistólica)
  • Tabaquismo
  • Diabetes mellitus
  • Hiperlipidemia
  • Cardiopatía

La edad y la hipertensión arterial son los factores de riesgo más asociados, siendo este último el único modificable de los dos.

Aunque no es clara la repercusión del tratamiento antihipertensivo sobre la evolución de la enfermedad, algunos estudios (Syst-Eur Trial) plantean hasta un 50% de reducción de la aparición de casos de demencia vascular en pacientes tratados.

¿Cuáles son los síntomas?

La posibilidad de padecer esta enfermedad aumenta con la edad siendo rara antes de los 65 años. Todo paciente que haya sufrido de un accidente cerebrovascular o accidente isquémico transitorio tiene un alto riesgo de padecer este cuadro. También son población de riesgo los pacientes con fibrilación auricular o insuficiencia cardiaca.

Los síntomas que pueden hacer sospechar este cuadro son:

  • Dificultad para organizarse o resolver problemas complejos
  • Enlentecimiento del pensamiento
  • Distractibilidad, problemas para atender o concentrarse,“estar ausente”
  • Dificultad para “encontrar las palabras”
  • Caminar con pequeños pasos
  • Dificultades del lenguaje
  • Dificultad para seguir instrucciones
  • Confusión o agitación
  • Problemas de memoria
  • Aumento de frecuencia o urgencia al orinar, incontinencia
  • Depresión

¿Cuál es la evolución del cuadro?

La presentación clínica y evolución pueden diferir de acuerdo al mecanismo etiopatológico, por lo que se puede clasificar al deterioro cognitivo vascular en diferentes subtipos:

  • Multi-Infarto: Suele deberse a infartos isquémicos cortico-subcorticales de arterias de mediano y gran calibre, de causa trombótica, embólica o hemodinámica. Se pueden presentar con signos y síntomas focales neurológicos. Su evolución suele ser escalonada
  • Isquémica Subcortical: Suele asociarse a infartos lacunares y rarefacción de la sustancia blanca (leukoaraiosis). Se afectan principalmente regiones subcorticales. Se relaciona con patología de pequeños vasos y la hipertensión arterial aparece como uno de los factores principales. Su curso suele ser insidioso lo cual dificulta su diagnóstico diferencial con demencias neurodegenerativas. Se pueden presentar signos y síntomas focales, alteraciones de la marcha (lenta y a pequeños pasos), urgencia o incontinencia miccional.
  • Infarto Estratégico: Suele asociarse a un comienzo abrupto del cuadro secundario a infartos en zonas estratégicas del cerebro.
  • Hemorrágica: Suele asociarse a hematomas cerebrales, más frecuentemente de causa hipertensiva.
  • Hipoperfusión: Suele asociarse a lesiones isquémicas de mecanismo hemodinámica o hipóxico.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento se orienta a prevenir la progresión de la enfermedad. Algunos estudios muestran indicios de la utilidad del uso de inhibidores de la acetilcolina (ej: donepecilo, rivastigmina y galantamina) y la memantina en los pacientes con demencia vascular.

También es importante el tratamiento de los síntomas psiquiátricos asociados, la depresión de frecuente presentación pueden responder a antidepresivos como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS).

Aunque no concluyente, el tratamiento agresivo de los factores de riesgo vasculares podría mejorar la evolución del cuadro principalmente actuando preventivamente sobre el desarrollo de nuevos eventos vasculares.

Los estudios avalan los beneficios de la nutrición y la actividad física para reducir el riesgo de desarrollar demencia vascular e incluso algunos trabajos proponen que sería beneficioso para aquellos paciente que ya presentan algún grado de trastorno cognitivo.

Son fundamentales todas las estrategias no farmacológicas en el marco de un abordaje interdisciplinario de la enfermedad. Dentro de este marco se incluye la estimulación neurocognitiva llevada a cabo por neuropsicólogas, la rehabilitación funcional a cargo de terapistas ocupacionales, rehabilitación física a cargo de kinesiólogos, apoyo nutricional a cargo de nutricionistas especializadas, musicoterapia y el tratamiento fonoaudiológico.

Estas actividades pueden desarrollarse en tratamientos individuales y/o grupales de acuerdo a las características del paciente y su padecimiento

¡Solicite su turno aquí!
Abrir chat