Programa integral de la aptitud de manejo

El Programa Integral de la Aptitud de Manejo, comprende un proceso de evaluación y entrenamiento interdisciplinario, que permite conocer las habilidades y destrezas con las que las personas cuentan al momento de conducir un vehículo, para así identificar su aptitud para llevar a cabo dicha actividad.
Mediante un programa pautado, el individuo participa de diversos espacios que permiten evaluar las funciones cognitivas, emocionales y físicas, así como también los conocimientos teórico-prácticos necesarios para un desempeño adecuado durante el manejo.

Para lo mismo, el paciente es derivado a la Clínica de Manejo, en donde se realiza la Admisión desde el Área de Neuropsiquiatría, y Evaluaciones complementarias de Neuropsicología, Kinesiología y Terapia Ocupacional (TO).

Admisión desde el Área de Neuropsiquiatría

En esta entrevista un psiquiatra especialmente entrenado en neuropsiquiatría realiza una evaluación del estado emocional y conductual del paciente dentro del entorno familiar. Se consideran las enfermedades o trastornos que causan la dificultad para desempeñar la actividad de manejo como así también su impacto en la regulación emocional. Se realiza una evaluación semiestructurada considerando los problemas psiquiátricos asociados al problema neurológico. Acorde a esta evaluación se programa el resto de las evaluaciones que puedan ser necesarias según la problemática de cada paciente. Al finalizar todas las evaluaciones se hará una entrevista de devolución con todos los informes de cada área con las sugerencias que se desprendan de los mismos.

Se realizará una evaluación neuropsicológica en la que se explorarán todas las funciones cognitivas especialmente las ejecutivas.
Si el paciente presenta déficits motores se realiza una evaluación kinesiológica

Intervención de Terapia Ocupacional:

  • Primera instancia

    • Evaluación Inicial: la misma se lleva a cabo con el fin de recabar datos generales sobre el paciente y sus destrezas de ejecución, al igual que información acerca de la Historia del Manejo de la persona, año de comienzo de conducción, episodios de riesgo o siniestros, conocimientos teóricos sobre el manejo, entre otras. A su vez, se valora el interés y/o necesidad de continuar, retomar o iniciarse en la actividad de conducción vehicular. Resulta de suma importancia destacar que dicho encuentro es realizado en presencia de un familiar, acompañante o cuidador, con el propósito de relevar datos lo más fidedignos posible acerca del manejo de la persona, entregando a su vez cuestionarios específicos para quien acompañe a la entrevista, que permitan valorar la dificultad que presenta o no la persona, en sus habilidades de conducción en la actualidad.
      Es importante contar con ambos registros para cotejar los datos relevados y conocer el desempeño de un modo más objetivo.
    • Evaluación de la conducción: como complemento a lo anteriormente detallado, se realizan pruebas prácticas de conducción en un circuito determinado, debiendo cumplir el paciente con tareas específicas solicitadas por el terapeuta. Se evalúan así las habilidades motoras y de procesamiento durante la conducción del vehículo propiamente dichas, al igual que la necesidad de adaptaciones o no del móvil.
    • Devolución de la primera instancia: luego de ambas etapas, junto con los resultados de las demás áreas de la Clínica de Manejo, se conversará con la familia y sujeto evaluado sobre los resultados de las pruebas, para determinar en conjunto el regreso al manejo, el entrenamiento requerido para retomar esta actividad (2), o la necesidad de abandonar la misma, evaluando alternativas de manejo en la comunidad (3).

 

  • Segunda instancia
    • Entrenamiento: dichas sesiones se llevarán a cabo dentro de INECO. Se trabajará sobre las dificultades identificadas en la evaluación del área, a fin de preparar al sujeto para retomar la actividad. En dicho lugar, se abordarán aspectos teóricos, y conocimientos específicos requeridos para la actividad. En caso que sea necesario, se definirán las estrategias y adaptaciones del móvil que permitan optimizar el rendimiento. Es así como se acompañará al paciente en el proceso de preparación para rendir el examen de la licencia de conducir.
    • Entrenamiento en pista: estará a cargo profesionales expertos en la actividad. En esta instancia se implementarán de manera práctica las estrategias compensatorias o adaptaciones sugeridas a lo largo de la etapa de entrenamiento.
    • Reevaluación práctica a los 3 o 6 meses: a partir de lo relevado, se podrán dar sugerencias acerca de la aptitud con la que cuenta o no la persona para continuar manejando.

 

  • Tercera instancia
    • Preparación para la vida autónoma sin manejo: En caso de abandonar dicha actividad, se trabajará en el retiro del manejo, junto a la incorporación de métodos alternativos acerca de medios de transporte y actividades a realizar, sin disponer del auto específicamente
¡Solicite su turno aquí!